Un fugitivo austriaco se entrega en su país porque dice que está harto de vivir en Tenerife

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

La nostalgia es a veces más fuerte que los deseos de libertad, incluso para los presos. Un recluso austriaco de 64 años acaba de protagonizar una historia extraordinaria, una rareza en el mundo del hampa. El individuo se fugó en 2008 de una prisión de su país y huyó a Canarias, donde ha vivido hasta que la morriña le ha empujado a entregarse a la justicia para completar su pena.

En un comunicado difundido este lunes, la Policía austriaca explica que el hombre se presentó en la comisaría de la estación de trenes de Salzburgo la noche del sábado y dijo que era un fugitivo que acababa de llegar del aeropuerto de Múnich (Alemania), a 148 kilómetros y a dos horas y cuarto de distancia.

El prófugo explicó a los agentes que había pasado los últimos diez años y medio en las islas Canarias españolas y quería volver a casa porque “Tenerife ya no es tan bella como antes y vivió allí ya suficiente tiempo”. Y agregó que echaba de menos su país y quería volver a casa para pasar la vejez.

Los agentes verificaron que, efectivamente, se había fugado de una prisión en el Estado de Baja Austria, en el este del país, así que las autoridades judiciales lo enviaron a una cárcel de Salzburgo.

Se desconoce la causa de la condena ni cómo logró huir, pero la radiotelevisión pública ORF sostiene que en el momento de la fuga le quedaba por cumplir al menos medio año de prisión.

Según ese medio, las fugas en Austria no son castigadas con una pena adicional, por lo que el preso retornado tendrá que completar solo lo que le resta de condena para quedar libre.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.